viernes, 30 de noviembre de 2012

Parece que hay uno que reconoce que la ley de matrimonoide gay fue una usurpación de marca sin pagar derechos de autor



¿Solo cambio de nombre o se quiere ir hacia la prohibición del matrimonio verdadero?



Un Diputado quiere derogar la palabra matrimonio del derecho argentino. IPROFESIONAL.COM



Ah bueno, uno que por lo menos tuvo un ataque de sinceridad, no llamar matrimonio a lo que sería una caricatura de matrimonio en la proyectada reforma del código civil. En realidad la ley de matrimonoide gay fue una usurpación de marca sin pagar derechos de autor. Matrimonio y matrimonoide gay son dos cosas completamente distintas. Parece que se reconoce al fin. "En una sociedad que ha avanzado en pos de la igualdad en la legislación y que contempla la posibilidad de que personas del mismo sexo puedan unirse legalmente como pareja, la denominación matrimonio, propia de la idea de pareja heterosexual y con fines procreativos se torna intempestiva para nombrar a la multiplicidad de formas manifiestas de entrega y amor entre dos personas", sostuvo Milman.

En los hechos,la reforma proyectada del código civil, lejos de ser "pluralista" y "consagrar la diversidad" -como se la intenta vender- supone una prohibición estricta para que un varón y una mujer pacten libremente formas más comprometidas de unión -en menos palabras aquello que desde hace 4000 años se llamó matrimonio- que las que brinda el articulado del proyecto. Y que por lo tanto, en el juego semántico del Diputado Milman asoma un intento ya desembozado de prohibicion o proscripción del matrimonio.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Una utopía legislativa: que el niño "conozca" a su padre o madre biológicos en las técnicas de reproducción fraudulenta

Ser hijo es inseparable del derecho a conocer a los padres. La Diputada Donda lo debería saber mejor que nadie.



¿Cuánto hay de progresismo en el nuevo Código Civil? CLARIN.COM


Proyecto de ley diputada Donda y Concebir. CONCEBIR



La autora de este artículo, Florencia Luna, y la Diputada Victoria Donda vienen con una utopía: plantear legislativamente que podría existir un "término medio" por el cuál el niño gestado por las técnicas de la eufemística "fertilización asistida" heteróloga tendría a su alcance "conocer" a su progenitor biológico pero no exigirle vínculo filiatorio de padre o madre. Esa pretensión no puede pasar de las buenas intenciones ya que el negocio de la reproducción fraudulenta exige para funcionar un anonimato estricto de los traficantes de gametos. Las razones son múltiples y se vinculan no solamente con el lubricado del tráfico desde el punto de vista de los "centros médicos" -que se facilita con dicho anonimato- sino con algo que fue el eje central de mi ponencia ante la comisión bicameral: la "voluntad procreacional" encubre, justifica y estimula la "voluntad abandónica" de los dadores de gametos, verdaderos padres biológicos y el anonimato es uno de los trucos utilizados -posiblemente el más importante- para que el abandónico no siente o disimule que lo es.

Ver

La llamada "voluntad procreacional" consagra, estimula y justifica la voluntad abandónica de los reales padres biológicos y pone por encima del derecho de los niños a tener padres un supuesto derecho de los adultos a tener hijos

Otra razón muy importante para el utopismo señalado (que puntualizo en segundo plano para que no se me cuelgue el sanbenito de "homófobo" y porque en definitiva es importante pero no excluyente) es que los usuarios homosexuales de estas prácticas (un "mercado" superior al 80% en lesbianas y más de la mitad en homosexuales masculinos sobre el total de los clientes de los "centros medicos") y sus plataformas activistas en los proyectos legislativos, exigen por cuestiones ideológicas que se vinculan con el derribo de la "heteronormatividad" desplazar el eje de la "filiación" fuera de toda referencia a la biología, lo cual requiere la invisibilización absoluta del aportante de los gametos.

martes, 20 de noviembre de 2012

La presión del lobby gay pudo más que los informes científicos del Ministerio de Salud y avanza una ley que pone en peligro la salud pública en la donación de sangre

Irresponsable presión mediática del lobby gay, la "antidiscriminación" quiere poner en riesgo la salud pública


Allá por Agosto se anunciaba con bombos y platillos la media sanción de un proyecto de ley impulsada por los Diputados Gil Lavedra (Ucr) y Roy Cortina (Socialista), principalmente,  para eliminar de los cuestionarios previos a la donación de sangre la pregunta relativa a sí se había tenido "sexo con hombres que tuvieran sexo con hombres en los últimos doce meses".

Por ejemplo en Clarín:

Avanza un proyecto para que los gays puedan donar sangre. CLARIN

Esa es una pregunta que rige en casi todos los países civilizados del mundo y que no responde a ningún  propósito "discriminatorio" sino a reducir y minimizar la incidencia de los grupos de riesgo (homosexuales masculinos y usuarios de drogas inyectables principalmente).
 
 
La "media sanción" no era en realidad media sanción sino su aprobación en comisión y se anunció por la titular de la comisión de salud que no sería aprobada, en virtud de concluyentes informes científicos que avalan su profunda inconveniencia

No habrá ley sobre donación de sangre sin discriminación sexuao. EL PARLAMENTARIO

A tres semanas de que termine el período parlamentario, la presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara baja, María Elena Chieno (FpV), confirmó a parlamentario.com que el proyecto no se tratará a raíz de nuevos informes que hicieron cambiar la opinión sobre el tema.

“Según los estudios que nos hicieron llegar algunas organizaciones, una pareja homosexual tiene 10 veces más posibilidades que una pareja heterosexual de tener SIDA. Entonces, hay que seguir preguntando por una razón: El ‘período de ventana’ (el tiempo entre la infección y el momento en que una prueba ya puede detectar la enfermedad), que antes era de 3 meses y ahora es de menos de un mes. Es discriminatorio, pero por más que nos hagamos el análisis en ese ‘período de ventana’ corremos el riesgo de no verlo”, explicó la correntina.


Al respecto, hoy se conocieron lapidarias cifras del organismo oficial de la ONU insospechable de "homofobia" sobre la prevalencia de infección por VIH en hombres que tienen sexo con hombres: 38% en Jamaica, 20% en Chile, 23% en Panamá,más del 15% en Argentina y México (Indice de prevalencia en la población en general: menos del 1%).

Prostitutas y homosexuales, los más azotados por el SIDA en América Latina. TERRA ARGENTINA

Pero pese a todo el proyecto tuvo media sanción  en la última sesión de año en Diputados

Media sanción en Diputados para la modificación de cuestionarios sobre la donación de sangre.

Ante había ocurrido la consabida presión, incluso contra los informes del Ministerio de Salud

La FALGT expresó su preocupación por el freno del oficialismo a la ley de sangre sin discriminación

Entrada de este blog relacionada

¡El lobby gay se discrimina a sí mismo!

lunes, 19 de noviembre de 2012

El cartel que enfureció al chirolita Anibal Fernandez durante el 8N mendocino

Quien es la chica brava que calentó a Anibal Fernandez. MDZ on line


 
 
 
"No al nuevo Código Civil que promueve el aborto, la eutanasia, la homosexualidad, la drogadicción, el ateísmo y el divorcio", decía el cartel que sostenía una joven durante los cacerolazos del 8N en Mendoza. La fotografía, tomada por Marcos Ballarini para El Sol, fue replicada por varios medios afines al Gobierno y por el senador Aníbal Fernández, quienes catalogaron la imagen de "violenta
 
Y esto publicó su padre en defensa de Florencia:
 
Pablo Marianetti salió a defender a su hija quien es considerada como la chica "Brava" que enojó a Aníbal Fernández por sus carteles contra la reforma del Código Civil.

El hombre, empleado judicial de muchos años en Mendoza, compartió su opinión mediante un escrito que aquí transcribimos:
Por qué “no” al nuevo Código Civil
Muy pocas personas saben cuáles son las reformas que prevé el nuevo código civil, en pocas palabras, se puede decir que está “legalizando un desorden”.

Promueve la manipulación de embriones producidos en fecundaciones in Vitro, a los que permite argumentando que no se trata de personas vivas, y que por lo tanto los embriones pueden ser utilizados en todo tipo de investigaciones, tratamientos médicos, incluso ser comercializados.

Aquí se puede aplicar más que nunca aquello de que “abortar es asesinar, aunque el cadáver sea muy pequeño”.

Entonces, luego podría agregarse que hasta no se implante el embrión en las paredes del útero materno en la concepción biológica usual, tampoco existe vida y por lo tanto, podrá justificarse todo aborto antes de ese momento, lo que resulta imposible en la legislación actual que entiende bien el inicio de la vida.

Todos lo intuimos, porque es ley natural, desde el momento de la concepción hay vida, ya sea un embrión humano congelado (duerme pero está vivo), hasta un pequeño embarazo de un instante en un vientre materno, contiene vida y persona viva.

El nuevo código civil propone eliminar el artículo 16, que expresa que todo a aquello no consignado en ley de modo expreso puede remitirse a los principios generales del derecho, que son la ley natural, la ciencia, el bien común, la moral, la ética, la religión, las buenas costumbres, la lógica, todo aquello que el hombre ha atesorado como sabiduría a lo largo de la historia y que constituye una fuente valiosa para elaborar leyes que organicen nuestra vida en sociedad.

Al eliminar estos principios, sólo que la última letra escrita por los legisladores de turno en el congreso, lo cual, como la experiencia señala, suele ser muy limitada y no abarca todas las cuestiones posibles en los casos jurídicos, ni siquiera el pensamiento del pueblo, más bien obedece a ciertas ideologías predominantes o simplemente a intereses pragmáticos y coyunturales. Además, al no remitirse a estos principios generales, puede legislarse prácticamente por cualquier razón cualquier cosa, aún leyes sin moral ni ética, o leyes que no respondan al bien común, ni a la ley natural, ni a las necesidades de las generaciones futuras.

Es así como se puede legalizar la tenencia de drogas en pequeñas cantidades, proyectos que ya se sugieren desde algunas esferas del poder, o bien autorizar la eutanasia (presentado como muerte digna) para aquellas personas a quienes les toque el sufrimiento de alguna enfermedad dolorosa o personas muy ancianas cuyas vidas no se justifiquen a entender de sus parientes directos. Otro asesinato: más que muerte digna se llama eutanasia, curiosamente llamada “buena muerte”.

El gran médico que vivió en el siglo V antes de Cristo, llamado Hipócrates, redacto un juramento que los médicos pronuncian al recibirse hasta el día de hoy, que lo compromete a no dar remedio alguno a nadie para provocarle la muerte por ninguna razón, ni dar pesarios abortivos a ninguna mujer. Este hombre sabía hace dos mil quinientos años que la ley natural existe y que el iniciio y el fin de la vida corresponden a Dios, o a la naturaleza misma si se prefiere pensar. No al hombre.

Este nuevo código civil lo olvida y prepara el terreno para errores de todo tipo en tal sentido.

También se busca borrar de la ley de toda alusión a Dios y a la religión católica, como por ejemplo, ya no dirá “nombre de pila”, porque remite a la Pila del Bautismo. En un país donde el ochenta por ciento de la población está bautizada. Ni tampoco podrá decirse la palabra “calendario gregoriano” porque remite a un Papa llamado Gregorio. Esperemos que no se les ocurra quitar a Dios del preámbulo de la Constitución Nacional como “fuente de toda razón y justicia”, porque necesitaremos su protección también en el futuro. Grave error. El peor error es creer que no se necesita la ayuda de Dios. Pero bien, sigamos con el Código Civil que hoy se pretende reformar.

El nuevo Código Civil promueve también más divorcios, porque serán sencillos y expeditivos, casi se diría, trámites de divorcio exprés y porque anulará la posibilidad de una separación, fundamental para no destruir el vínculo matrimonial. No existiría ha la posibilidad de sólo separarse. La infidelidad no será causa de resarcimiento económico para la parte de la víctima y por lo tanto también podrá decirse que promoverá la infidelidad de algún modo, porque no castiga tal injuria.

Entre los cónyuges reducirá las obligaciones sólo al deber de asistencia familiar como alimentos, suprimirá los deberes de fidelidad, hasta el deber de cohabitar, peor aún que el matrimonio mal llamado igualitario (entre dos personas homosexuales) tiene la obligación de cohabitar, es decir, que pasaría a ser una institución más seria y formal que el verdadero matrimonio entre un hombre y una mujer.

Además, para que ese matrimonio igualitario o cualquier persona sola pueda tener hijos, promueve el alquiler de vientres (ya que la ley natural no lo permite) toda una explotación de la mujer que alquila su vientre, semejante a la esclavitud o peor aún y también negará la identidad al niño nacido que no sabrá quién es su madre. Un verdadero desgaste legal, moral y ético. Un verdadero compendio de todo lo que no se debe hacer.

Los obispos de la Conferencia Episcopal nos advierten de los peligros de llevar adelante este nuevo Código Civil, al igual que numerosos catedráticos de la ley y muchas personas de bien que intentan preservar la leyes que nos han regido a los argentinos por tantas generaciones, desde Dalmacio Vélez Sarsfield hasta nuestros días. El tema es más extenso y existen más puntos oscuros, como la pérdida de la patria potestad de los padres ante una denuncia de sus hijos, por ejemplo. Pero vale señalar la gravedad de estas propuestas.

Por tanto, y sin el ánimo de ofender a ninguna persona, sino con el propósito de señalar los males que pueden afectarnos a todos los argentinos, a nuestros hijos, nietos y bisnietos, incluso a quien escribe, que corre tantos riesgos como cualquier persona de verse perjudicado por malas leyes, pidamos “No al nuevo Código Civil”.

Sin ponernos un letrero que dice “Prohibido pisar el césped”, servirá para que muchas personas no pisen el césped, algunas personas igual lo harán, transgrediendo lo escrito, pero serán pocos. En cambio, si el cartel dice “Permitido pisar el césped”, se constituirá en una invitación y nos sugerirá la posibilidad de transgredir y en consecuencia poco a poco tendremos cada vez más personas fuera del camino.

Entonces “No al nuevo Código Civil”

Mendoza, 19 de noviembre de 2012.

Pablo R. Marianetti. Empleado Judicial con experiencia en Minoridad, Familia, Derecho Civil y Penal. Ciudadano que se informó sobre el proyecto de reforma del Código Civil. Fuentes: Colegio de Abogados de la Provincia de Mendoza. Conferencia Episcopal Argentina. Página web del proyecto de reforma.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Homosexuales contra el "alquiler de vientres"


Lógico: Prefiere adoptar antes que crear un huérfano. Los "hijos" de Flor de la V no saben quien es su madre (y probablemente tampoco sepan quien es su padre)



Flavio Mendoza: "No eligiría un hijo como si fuera un cachorrito" TELESHOW




Homosexuales contra el "alquiler de vientres". Flavio Mendoza contra Flor de la V. Privilegia la adopción antes que la prostitución de úteros y el tráfico de gametos que son una fábrica de huerfanos privados de identidad. No quiere niños-mascota.

¿No era que solo la "Iglesia" se oponía a las técnicas de reproduccion fraudulenta que se quieren aprobar en la reforma del Código Civil?

Algo es algo, un mal menor. Supongo que el lobby gay se le tirará encima....