lunes, 19 de septiembre de 2016

Otra vez LA NACION haciendo propaganda encubierta de los centros de reproducción fraudulenta



La bucólica imagen que ilustra la propaganda encubierta de LA NACION 

La realidad es otra: Mujeres en La India recluídas en una clínica para gestación industrializada

Se reabre el debate legislativo sobre los vientres sustitutos. LA NACION

Otra vez LA NACION haciendo notas de progaganda encubierta de los centros de reproducción fraudulenta, también conocidos por su alias de "fertilización asistida".  Hay poco para debatir. La eufemística "gestación por sustitución", "maternidad subrogada" o "vientres substitutos" solo tiene un nombre adecuado: prostitución de úteros, que genera una tráfico de personas y su propio proxenetismo de explotación de mujeres pobres y cosifica a la mujer (convirtiendola en mera incubadora). Atenta contra el desarrollo de los transplantes de útero que es una solución exitosa y probada en casos de auténtica agenesia o incompetencia uterina. Da vía libre para evitar embarazos propios "para cuidar la figura" por parte de mujeres ricas. Da vía libre para que hombres solos con plata tengan hijos sin madre (es famoso un caso de millonario japones que tuvo así 16 hijos). Los ideologos además confiesan que se promueve como "unica forma" que las parejas de homosexuales masculinos tengan supuestos "hijos" entre si. Toda las prevenciones legislativas (puramente liricas y "pour la gallerie") para evitar la "compensación económica" y la intermediación son absolutamente ineficaces. Por lo demás, es falso que exista un "vacío legal" sobre el tema: La prostitución de úteros está penada por el artículo 139 inc 2 del código penal contra quien hiciere incierto, suprimiere o alterare la identidad de un menor.


Un enlace sobre mis críticas a un proyecto ingresado el año pasado de la Senadora Montero


Unicamente considero aceptable la gestación por mujeres parientes hasta 2do grado (madres, hermanas, cuñadas, suegras) de cónyuges unidos en matrimonio legítimo, con diagnóstico preciso de infertilidad por ausencia o incapacidad uterina y con gametos propios y exclusivos del hombre y la mujer cónyuges, único supuesto en el no cabe presumir un interés económico en la dación del vientre y debería ser llamada en ese caso "maternidad subrogada por solidaridad familiar". Deberían cumplirse en esta modalidad -para completar su admisibilidad bioética- otros recaudos para la protección de la vida del embrión, o sea implantación de todos los embriones generados y prohibición absoluta de exámenes pre o post implantatorios de finalidad eugénesica o para elegir el sexo del niño.

De la prostitución de úteros me he ocupado en numerosas entradas de este blog. Poner "prostitución de úteros" o "alquiler de vientres en el buscador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada