domingo, 29 de enero de 2017

Tráfico y mascotización de niños vía web








Mujeres embarazadas ofrecen bebes en venta a través de páginas de internet

Avanza el tráfico de niños-mascota a partir de la doctrina del supuesto "derecho a ser padres" que sustenta también la reproducción fraudulenta (conocida también con el eufemismo "fertilización asistida") con gametos ajenos y la prostitución de úteros (alias "alquiler de vientres", "maternidad subrogada" o "gestación por sustitución) en la que se pretende que la "biología no cuenta" -solo "el amor"- acorde con la ideología de género, la cultura familifóbica y la liquidación del matrimonio. Lo uno lleva fatalmente a lo otro. Terrible pero inexorable el párrafo final de la nota sobre las consecuencias de la mascotización de los niños: "...la agencia de noticias Reuters reveló en 2013 que numerosas familias de Estados Unidos que habían realizado adopciones internacionales (de nenes latinomericanos, africanos, asiáticos en general y chinos y rusos en particular) los estaban ofreciendo en Internet en una especie de reventa. El motivo: se habían cansado de ellos y querían sacárselos de encima".

 La elaboración reciente de la doctrina del supuesto e inexistente "derecho a ser padres" (que ha explosionado a partir de lasleyes de matrimonoide gay) es una concepción absolutamente adultocéntrica. Lo que existe es el derecho de los niños a tener padres y no del derecho de los adultos a tener hijos. El artículo 16 de la declaración universal de los derechos humanos consagra nada más pero nada menos que el derecho "de casarse y formar una familia" lo que implica generar el marco propicio e infantocéntrico para tener hijos. Obviamente leyes o actos que pretendieran coartar la aptitud biológica de procrear entran simplemente en el derecho penal (abortos, esterilizaciones, prohibición mantener relaciones sexuales que equivale a privación ilegal de la libertad, etc.) pero presuponen logicamente la aptitud biológica de una pareja hombre-mujer concibientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada